sábado, xaneiro 05, 2008

Cousas do Kulechov, de Susana Rey Crespo.


Reciclo el titulo de uno de los asientos de esta Constelación ( La ficción nuestra de cada día) para nominar unas reflexiones sobre este estupendo cortometraje que pude ver en la pasada edición del festival de cine de Ponferrada (Muchas gracias a sus organizadores por intentar desperezarnos de lo que manda el dinero).

Juan de Dios García ha querido acoger en las páginas de su El coloquio de los perros la crítica, un tanto pedantesca que me suscito la muy interesante pelicula de Susana Rey. Si les apetece pueden leerla pulsando sobre el título



Por cierto después de leer el final convendría recordar que quizá:

El niño que osó decir «El emperador está desnudo», ¡ay!, acaso también estaba pagado por el propio emperador.
[Vendrán más años malos y nos harán peores. Rafael Sánchez Ferlosio.]





Más sobre estas cosas en:

Axencia audiovisual galega: Ficha técnica de Cousas do Kulechov.


C-18:
Los archivos de la Organización del Poder Apócrifo: Quién no es quién y La práctica de la impostura.

De lo acaecido y lo ficticio.

2 comentarios:

Ana Lorenzo dixo...

La crítica del corto, genial, Sergio. Ahora tienes que conseguir que distribuyan el corto. Bueno, a lo mejor en el festival Curt Ficcions (que como lo echan en Yelmo Cineplex, y en Rivas tengo de esos, todos los años disfruto de cortos) consigo verlo; estaré atenta.
Muy buenas las entradas de De lo acaecido y lo ficticio; tendré que ir poco a poco.
Un beso.

Sergio Landrove dixo...

Gracias por leerla.

Yo la máxima publicidad que le puedo dar es esta pero ojalá que se distribuya aunque si por la Villa y Corte andáis mal de distribución qué te voy a contar de la periferia... ¡Menos mal que hay festivales como e el que vi la peli!

Por lo que he visto en Google lo han proyectado sobre todo en Galicia, claro.

Espero que la puedas ver y que no defraude tus expectativas.

Lo de lo acaecido y lo ficticio son reflexiones un tanto farragosas: para decir lo que dice el corto con sencillez, en 21 minutos, yo necesito palabras, palabras, palabras,...

Otro beso.