domingo, marzo 11, 2007

Cuantos.

LOS LIBROS ANTES DE TIEMPO (I).

Pregunta: ¿Sabe que su Luis XIV puede ser el cuento más breve del mundo?

Respuesta: Sí, claro. Ése es el juego que propongo en el libro a través de su cadencia menguante. Y me parece además que sólo sería posible hacer uno más breve traduciéndolo al inglés.


[Entrevista de Nuria Azancot a Juan Pedro Aparicio en El cultural, 25 de mayo de 2006. Algo más sobre esta entrevista en C-18 pulsando aquí.]


Me picó la curiosidad y fui una librería a ojear el libro de Aparicio (La mitad del diablo. Páginas de espuma. 2006). El relato más breve del mundo era este:

LUIS XIV

Yo.

Me gustaba pero me esperaba algo más y decidí aceptar el reto de escribir relatos monosílabos o cuantos(1), como Aparicio en buen juego de palabras los llamaba. Los primeros fueron fruto de la inspiración:

SILENCIO ROTO.

Mu.

***

CANÍCULA

“¡Buff!”

***

A, E, I, O…

D.

***

DIOS.

Om. (2)


***

NONSENSE.

Mri.

***

MONOTEISMO.

Tres.



Luego, claro, llegó la parte cruda: la documentación pues Cuantos (título provisional del proyecto) debía ser exhaustivo y comprender, por lo menos, todos los monosílabos del diccionario de la Real Academia; aunque no descartaba guiarme por mi querido Maria Moliner. Aún así, oficialista que es uno, cogí el de la RAE y comencé a apuntar en una libreta:

A.

Ah; Aj (achaque, enfermedad habitual); Ál (otra cosa); Ar; As y Ax (achaque).

B.

Bah; Bao (pieza del barco); Bar; Ben (árbol); Bes (peso de dos onzas); Bey (gobernador de una ciudad del imperio turco); Bis; Bit; Blao (azul); Ble (Ple); Bloc; Boa; Boj; Bol; Bou; Box; Bran (baile antiguo); Bren (salvado -cereal-); Brin (tela ordinaria y gruesa de lino); Broa (galleta); Brut; Bu; Bue o Bué (buey en Salamanca); Buey; Bus y Buz (beso de reconocimiento y reverencia).

Aquí la pereza me interrumpió, ¿de que servía recopilar monosílabos? El trabajo se empezó a enmarañar y tuve que parar, me puse a leer y a escribir otras cosas, me ofrecieron la subdirección de Le Rosaire y decidí aparcar este proyecto que no era más que puro juego sobre todo después de escribir el cuanto Más breve posible y, prácticamente, universal que, frente al de Aparicio no necesita traducción del texto aunque sí del título y lo supera con creces precisamente por su absoluto carácter lúdico y metaliterario –según dijo mi abuela (3) tras leerlo. Es el siguiente:

NOVELA.

א

(4)



Notas:
1. Lo de cuantos supone respeto a la propia denominación que hace Aparicio. Esto leemos en el comentario de la editorial al libro que doy origen a este proyecto: La mitad del diablo constituye un excelente ejemplo de una literatura que podríamos llamar cuántica, según nos propone su autor, al presentarse sus elementos narrativos en forma de partículas brevísimas que obedecen a una mecánica de cadencia menguante basada en los principios de la elipsis, la riqueza de invención y el humor.
2. O viceversa.
3. Mi abuela es el ilustre don Ricardo Senabre.
4. Nota para ahorrar tiempo con búsquedas absurdas: el símbolo del cuanto mas breve posible es la letra “aleph” del alfabeto hebreo que nos remite a un conocido y querido cuento del maestro Borges que pueden (re)leer pulsando aquí.

6 comentarios:

Anónimo dixo...

Ja

Sergio B Landrove. dixo...

Buz.

David Hidalgo dixo...

Bien

S. B. Landrove. dixo...

¡Bah!

Anónimo dixo...

¡si¡

Sergio B. Landrove. dixo...

¡Puff!