xoves, agosto 27, 2009

Más sobre la lógica interna. (The bus, de Paul Kirchner)

Gracias a la impagable cárcel de papel de Álvaro Pons descubro una joya del tebeo The Bus, de Paul Kirchner una (por lo que he podido deducir de lo que he visto en la internet) serie de historietas generalmente de una página que tienen como protagonista a un bus urbano.
Todo sucede en una realidad muy parecida a la nuestra pero sujeta [como tantas veces lo están la representaciones humorísticas o terroríficas (algo de ambas tienen estos tebeos)] a una peculiar lógica basada en llevar hasta sus últimas consecuencias nuestras más vacías costumbres.

El usuario del bus urbano sigue las recomendaciones publicitarias al pie de la letra




(como también hace el propio bus)





o usa literal (casi mejor metonímica) y expeditivamente las señales.






Lo absurdo es vivido por los personajes (humanos y mecánicos) como algo usual. Sin duda es un universo kafkiano (¡déjenme ser aún más obvio cuando actúo como crítico!) y asi lo parece afirmar Krichner con esta historieta en la que nos revela algo sobre el origen del conductor.




Nada asombra, e incluso cuando el bus estuvo en la Villa y Corte sólo hizo sonar fuerte su bocina ( Honk! ) para apurar el paso de lo extraordinario.



En otras historietas Kirchner adopta la posición del narrador-ensayista para mostrarnos distintas facetas de la vida e historia de los autobuses y entonces impera en los tebeos la comicidad propia de los tonos pontificales.

Sirva como botón este fragmento:




Más en:

Paul Kirchner. (Cibersitio del autor)

Paul Kirchner
en la Wikipedia.

El bus en La cárcel de papel.

The Bus, de Paul Kirchner. (Algunas historietas en buen tamaño)

The bus en The bronze age of blogs. (Más tebeos)

What is it with the bus? (historieta de 2 páginas completa) en Grantbridge street and others misadventures.

2 comentarios:

R.Chao dixo...

Sencillamente genial. Me suena el nombre del autor, pero no había visto ninguna historieta suya (al menos de las relacionadas con el autobús)

Sergio B. Landrove. dixo...

Es muy bueno. Por lo que dice Á. Pons su obra más conocida es Dope raider. ¡Habrá que preguntar al Caminante en el Filanblog!

Yo, que soy violento defensor de los transportes colectivos, me lo estoy pensando.

Un saludo y felicidades por las 200.000 visitas, que son muchas menos de las que te mereces.