luns, novembro 27, 2006

Rubidio Padliuchenko (1962-2004)

HUMOROTECA DE L´AURORE.

El reciente presunto envenenamiento del espía Litvinenko ( EL MUNDO: La muerte de un espía, paso a paso.) me ha recordado el trágico caso de don Rubidio Padliuchenko que Laureano Halfmöngrisson dio a conocer en una de sus míticas esquelas de Le Rosaire de l´Aurore.


RUBIDIO PADLIUCHENKO
(1962-2004)



Nació como ciudadano soviético pero por suerte, para él, su padre ocupaba un alto cargo en el partido (imagínese el lector qué partido) lo que le permitió disfrutar de una infancia capitalista llena de juguetes, empachos, varicela y viajes a Cuba. En su Trolichev natal estudió hasta el equivalente a nuestro antiguo COU. La educación soviética supervisada por el Comité y siempre a espaldas de Dios causaba graves disfunciones en los pupilos que generalmente huían hacia Poniente con el firme propósito de entender el misterio de la Santísima Trinidad y otros de los que habían oído hablar a sus abuelas y en los que sabían que se encontraba La Verdad. Ávido de trascendencia y gracias a una recomendación se retiró a Siberia y allí, concretamente en el Centro de Estudios Jurídicos del Norte de Eurasia, alcanzó el primer puesto de su promoción de corredores de comercio lo que le daba derecho a representar a la CCCP (URSS) en los Juegos de Los Ángeles en los que batió todas las marcas autentificando escrituras de constitución de sociedades en comandita y en los mil metros. Aprovechó su estancia en the USA (EEUU o EUA) para huir (corriendo, por supuesto) de la delegación comunista y estableció su domicilio en Waco (Texas) dónde un filántropo asaz generoso le acogió en su rancho a cambio de favores sexuales e importantes cantidades económicas. Cuando Rubidio descubrió que David, así se llamaba el ranchero, le era infiel (violaba y defraudaba simultáneamente a otras doscientas personas) prendió fuego al cacofónico rancho y se fue. Con el fin de adquirir la nacionalidad francesa se alistó en la legión extranjera y tras participar en varias masacres en antiguas colonias se licenció recibiendo de Mitterand, a la sazón presidente de la República francesa, una importante recompensa económica con la que volvió a su Ucrania natal en cuya capital fundó el restaurante “La dovela del arco de medio punto no tiene envés” al que la Guía Michelín viene reconociendo tres tenedores desde 1998. Rubidio falleció el pasado mes de septiembre al comprobar el punto de sal de una paella que preparaba para Viktor Yúshenko.


Publicado originalmente en el número cuatro de Le Rosaire de L´Aurore, diciembre de 2004.




Más en:


6 comentarios:

Anónimo dixo...

Así que Le Rosaire también tiene restos de radioactividad ¿no?...
Entonces Rusia ¿existe o no?

Sergio B. Landrove dixo...

personalmente creo que Rusia existe, aunque me baso en pruebas indirectas y testigos bastante fidedignos.

LR es altamente radiactivo o eso pretendemos sus colaboradores.

Un abrazo.

R.Chao dixo...

juas, juas, como me ha prestado!

Taliesin dixo...

Eres un ingenuo, Sergio

Sergio B. Landrove dixo...

Me alegro de que lo disfrutases, Ricardo.

Si sabes algo más que yo, Taliesin, dímelo no me gustaría ir haciendo el ridículo alardeando de mi ignorancia en cuestiones euroasiaticas.

Gracias por vuestras lecturas.

Taliesin dixo...

No conozco ninguna prueba firme que demuestre la existencia de Rusia. En realidad tampoco la tengo sobre la tuya.