xoves, decembro 01, 2005

Más fábulas crípticas.

V

Atraídas por el olor, las moscas buscan un paso en la solidez del roble. Arremeten una y otra vez contra la puerta confiando en que sólo por su ilusión y esfuerzo alcanzarán lo imposible.

VI

Nada hacía disfrutar más a la araña que oír el crujido de las cucarachas bajo los zapatos de los humanos.

2 comentarios:

Arp dixo...

Vaya, te estás convirtiendo en un maestro del relato breve.

Un saludo

Sergio B. Landrove dixo...

Gracias por la crítica desmesurada. Pero esos ánimos me pueden llevar a acabar anotando aquí una novela río.

Muchas gracias por el comentario y un abrazo berciano.